De sombras, sueños y emprendedores

Corro entre arbustos y maleza, en un bosque salvaje, rodeado de la incertidumbre y  soledad de una noche cerrada. Escucho ruidos, miro hacia los lados e intuyo sombras que se acercan amenazantes y a ratos parecen adelantarme. ¿Estoy haciendo camino o ya paso alguien por aqui? Mi respiración ahogada parece no llenar los pulmones suficientemente. El rostro, tenso, transmite un estado de máxima alerta. La mirada inquieta, a ratos dibuja en los ojos duda, a ratos resolucion. ¿Estoy avanzando en la dirección correcta o me habré desorientado? La necesidad apremia, la duda hace acto de presencia pero mi seguridad es más fuerte. ¡Sin duda! Esta ha de ser la dirección, pues todo lo que he aprendido en mi vida y mi intuición así me lo dicen.

Duermo durante espacios cortos pero apenas descanso. Sueño despierto con sombras chinescas que me acechan, en ocasiones lucho contra ellas, en otras ocasiones me muestran atajos que me ayudan a avanzar más rápido. ¿Estará esta psicosis justificada? ¿Veo amenazas donde no las hay o hay alguna que se me escapa? Apenas hay tiempo para la duda, rapidez de análisis, buenas decisiones y resolución. No hay otra formula para ser el primero en encontrar la salida a este laberinto.

Hay una certeza…queda menos para el momento. Cada zancada que doy fortalece esta certeza. El bosque ya no es tan denso. El amancer comienza a vencer a la noche y poco a poco su luz desnuda la incertidumbre. Las sombras dejan de serlo, ya veo correr a los otros, no somos pocos. Dejamos el bosque atras, apenas ya hay maleza que dificulte nuestra carrera. Avanzamos con rumbos diferentes pero compartimos la misma dirección. Ya intuimos el acantilado, cada vez más cercano. Tras el, en el horizonte, el amanecer prepara la salida del sol. Luchamos contra nosotros mismos.  Unos aceleramos nuestra carrera para impulsarnos lo más lejos posible, mientras otros deceleran por falta de confianza o de energía. La carrera me ha hecho más fuerte, me veo con fuerzas…

Mientras hago el último esfuerzo y me aproximo al precipicio…la incertidumbre me asalta. ¿Saltaré lo suficientemente lejos como caer en aguas seguras? ¿Acertaré con el momento o habrá mar que empuje contra las rocas? ¿Llegaré a las barcas de las oportunidades a tiempo de encontrar manos que me ayuden a subir? ¿O ya será tarde?

¿Cual será mi aventura como joven emprendedor? ¿La de un romantico soñador con una historia de amor sin final feliz o la de un aventurero arriesgado que cumple sus sueños con éxito?

Una cosa esta clara, tendrá final.

salto-vacio

This entry was posted in Emprendedor and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *