De-teaching o no de-teaching

David Oliva,  un profesor del Master Digital Business Management que estoy realizando en la OBS Business School, plantea una situación a la que seguro que muchos no somos ajenos. En el punto 5 de un estudio llevado a cabo por la agencia JWT titulado “10 TRENDS FOR 2011”, se  hacía referencia a la tendencia a “desintoxicarse de la tecnología digital”, el llamado“De-Teching”

En el estudio se decía  “More people will choose to log off-at least temporarily-or engage in one tech activity at a time in an effort to re-engage in the offline present and/or to rewire their brains to be more effective. (Example: People have begun voluntarily abstaining from digital media and in some cases initiating unplugging drives around  certain holidays.) “. 

Sin embargo, la vertiginosa esfera de los medios sociales cada vez está más poblada, lo que al mismo tiempo provoca que  cada vez sea más confusa. 

Es abrumador: la esfera-Twitter emite contenidos para ser digeridos cada nanosegundo. Pero al mismo tiempo es emocionante.

But… ¿cómo accedemos a ese entorno sino a través de, precisamente, la tecnología?

DeTeching or not DeTeching? That’s the question…¿puede esto significar que estamos llegando al punto de saturación de la Web y las Redes Sociales? ¿Puede la tecnología ahogar el entorno 2.0?…”

En mi opinión, la inundación de dispositivos tecnológicos así como de herramientas sociales a las que se asocia su uso es obvia. Una gestión inapropiada,  irreflexiva y descontrolada puede hacernos llegar al tecno-estrés. Esta situación hace que ronden en mi mente dos termino, Re-tech & Re-teach.

Creo que será la sociedad y concretamente los individuos los que filtren, a través de sus necesidades así como de sus limitaciones en la capacidad de adaptación y de asimilación, las herramientas y dispositivos verdaderamente útiles y eficientes. Igualmente, será la sociedad y el individuo quien marque los limites de tiempo, hábitos y usos saludables a nivel individual, social y profesional. Como en todo, habrá gente que por exceso o defecto de uso este por encima y por debajo de “lo normal”, siendo finalmente este grupo el que agrupe al grueso de la población.

No hay que olvidar que seguro que se crearán soluciones que ayuden a superar las dificultades en la gestión de tiempo y energía de todo el espectro de dispositivos y herramientas que surgen. No se trata de un detech o no detech, sino de la capacidad de innovación que tenga la sociedad para crear soluciones que faciliten y simplifiquen procesos que ocupan en exceso nuestro tiempo (es algo que históricamente se ha dado, que se aceleró aritméticamente en la revolución industrial y que en la actual revolución digital se ha acelerado exponencialmente. Un ejemplo visual sería la creación de cosechadoras que simplificaran la recogida manual del trigo, facilitando una mayor eficiencia en la recolección de una misma o mayor cantidad de trigo destinando menor cantidad de recursos: de tiempo y energía, permitiendo redistribuirlos para invertirlos en otros procesos. Re-tech.

Haciendo un pequeño juego de palabras, me parece más oportuno plantear el concepto “Re-teach”. El vertiginoso ritmo de desarrollo tecnológico que estamos viviendo permitirá ver errores y/o necesidades, para implementar posteriormente cambios en la educación/formación de conocimientos y de hábitos tanto en niños como en adultos. Nuevos tiempos que trae la digitalizaicón implican nuevos hábitos y necesidades que a su vez requieren cambios y adaptaciones del sistema educativo. Precisamente, una de las principales características de nuestro sistema educativo son: rigidez, lentitud.  Para más inri, es objeto de ineficientes tiras y aflojas en la lucha de poderes, que lejos de ayudar entorpecen y ralentizan.

La clave para evitar caer en el tecno-estrés, es discriminar entre los importante y lo accesorio para jerarquizar nuestras prioridades, llegar a concienciarnos y reflexionar sobre nuestros los objetivos y sobre todo ser conscientes de nuestros limites. La omnipresencia es imposible, también con el nivel de digitalización en el que vivimos actualmente. Las redes sociales sirven de ejemplo. Apoyandonos en la teoría del número de Dunbar que presenta en su interesnte libro How many friends does one person needs?, que dice un individuo puede desarrollarse socialmente de manera satisfactoria  en sistemas de 150 personas, encontraremos  que el nivel de personalización en la relación que podemos mantener con 600 amigos de Facebook y otros tantos contactos de otras redes no puede ser el mismo. El grado de cercanía en el circulo de amistad /relación, condicionará la intensidad y frecuencia de las relaciones. Se puede transmitir un mensaje a una audiencia infinita, pero el número de interacciones que genere este mensaje (intercambiando opiniones, informaciones, etc.) si se pretende realizar personalizadamente será limitado. Es muy interesante el planteamiento que google+ hace al poder distribuir los contactos en círculos de relación, facilitando de esta manera la gestión en las interacciones y la adecuación de los mensajes.

Es una simple reflexión que quería compartir acerca de un tema del que estoy seguro que no somos pocos los que tenemos esta sensación.

This entry was posted in Digitalizacion, Redes Sociales, Tecnologia and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to De-teaching o no de-teaching

  1. Me ha gustado mucho el artículo, sobre todo el concepto de tecno-estrés, algo que verdaderamente se está dando. Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *