Coltán: Como ser complice de progreso y miseria al mismo tiempo

El Coltán, también llamado oro azul, es  un mineral que surge de la mezcla de otros dos minerales: columbita  y tantalita. Se caracteriza por su color gris metálico oscuro. Son escasos en la naturaleza y hasta hace un tiempo no pasaba de ser considerado una curiosidad mineralógica.

La vida de este gris material cambió el mismo día en que fue integrado como pieza clave de los circuitos electronicos de dispositivos electronicos. Pasó de ser considerado una simple curiosidad mineral a un material imprescindible para la industria tecnológica. La industria lo emplea en la fabricación y miniaturización de condensadores para teléfonos móviles, ordenadores, pantallas, sistemas GPS, satélites o armas teledirigidas. Las cualidades por las que este mineral ha saltado al estrellato son:

  • La superconductividad
  • Su carácter ultrarrefractario (soporta temperaturas muy elevadas; se funde a los 2.996°C)
  • Capacidad para almacenar carga eléctrica temporal y liberarla cuando se necesite
  • Alta resistencia a la corrosión

Este cambio de estatus ha supuesto que su valor en el mercado sea de 280€/Kg (en el año 2000 llego a valer más de 400€/kg). Bien por el Coltán.

El hecho de que sea un mineral, implica qué se halle en minas. Que sea escaso y preciado, supone poder para quien controle su extracción.  La siguiete figura muestra como se reparte a nivel global su producción

 

De la figura anterior, Australia y Canada son politica y economicamente potencias de primer orden, estables, garantes de los Derechos Humanos, etc. Brasil, aun teniendo  mucho trabajo por delante, es ya una superpotencia. Y bueno, luego tenemos un pais africano, R.D. del Congo. Este país produce alrededor del 60% de Coltan a nivel mundial y se estima que posee el 80% de las reservas mundiales. La historia de este país es conocida. Indepencia de la potencia colonizadora, primeras elecciones democraticas, el nuevo gobierno es derrocado en un golpe militar por un futuro dictador gracias al apoyado de la CIA y la antigua metropoli para mantener el control sobre su gran riqueza mineral. El dictador amasa una gran fortuna mientras que el país cae en una espiral de hambre, empobrecimiento y subdesarrollo insalvable. Es decir, el siniestro guión estandar tan desgraciadamente habitual en los paises africanos.

 

En 1997 estalla la 2ª guerra civil que enfrenta al viejo dictador  contra  el bando opositor. Si revisamos el cuadro que muestra la evolución en la producción del Coltan del 1990 al 2009, podemos ver la progresión que se da en el Congo desde el año en que estalló la guerra, ´97, hasta “hoy”. La explicación de esta progresión en la explotación del Coltán la podemos encontrar en el rendimiento que se saca de el. Financia la guerra y las arcas de los generales de los dos bandos.

Debemos pues reconsiderar el verdadero precio del Coltan. A los 280€/kg aprox. actuales, debemos sumar:

  • 5,4 millones de muertos victimas de la guerra, la desnutrición y de enfermedades curables
  • Violencia sexual (se estima 1.000.000 de violaciones en el conflicto)
  • Explotación infantil y genocidio
  • 3,4 millones de refugiados
  • Desastre medioambiente, las poblaciones de gorilas se han reducido al 90% (la población d elefantes no ha salido mucho mejor parada), deforestación de la selva, etc.

Los intereses comerciales son tan fuertes que hasta la fecha todas las medidas que se han intentado acomenter han quedado en papel mojado. En 2001, el Consejo de Seguridad de la ONU subrayaba que “el papel del sector privado en la explotación de los recursos naturales y en la continuidad de la guerra ha sido determinante. Un número de compañías han estado implicadas y han impulsado la guerra directamente. Otras han facilitado acceso a recursos financieros, que han sido empleados para la compra de armas”. El Consejo llegó a establecer un embargo a la importación y exportación de recursos ligados a estas actividades, so pena de sanciones, que nunca se han aplicado.

Se ha propuesto implementar  sistemas de trazabilidad y certificación, con la idea de que los usuarios podamos contrastar que nuestros dispositivos tienen la certificación que prueba el comercio justo. El problema es el tiempo y recursos disponibles para su desarrollo.

¿Que podemos hacer como consumidores de dispositivos tecnológicos para evitar estas situaciones y reducir el impacto ecológico?

Reciclar, buscar otros materiales, exigir certificados del origen de los materiales al adquirir un producto…La mayor parte de los móviles reciclados se llevan a Canadá, donde se realiza una primera separación de componentes, “siendo después en países como India o Pakistán donde se terminan el proceso”. Otro problema es la contaminación producida por el reciclaje; por eso el coltán va a parar a países pobres, donde no hay un control medioambiental.

Una opción es la que nos ofrece la ONG www.movilizateporlaselva.org

La 2-ONG: El Coltán, causa de querra en la R.D.Congo. En 10 minutos explican como colaborar con la ONG 

Trailer del documental Blood in the mobile

Coltán:10 cuestiones que todos debemos conocer

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *